A Turrialba por Cachí

 
Ruta actualizado a junio del 2015

Saliendo del parque central de Paraíso (km 0) hacia el norte, se toma el camino a Turrialba y poco después de salir de Paraíso (aproximadamente 2 km), se vira a la izquierda (señales verticales indican el camino a Cachí, ruta 224); si Ud. va de paseo y desea hacer aún más pintoresco su recorrido puede seguir al sur del parque, y entonces pasará por lugares como Orosi, Palomo, Cachí y otros puntos de interés, mientras da la vuelta total al embalse, para llegar finalmente a la represa, y encontrarse de nuevo con nuestra ruta.

N.E.: Debido a un derrumbe importante, se tuvo que implmentar el acceso a Cachí por la vía a Turrialba, antes era al sur del parque y uno se desviaba en la estación de bomberos. Este acceso está actualmente inhabilitado. Tamboén se puede tomar la ruta al este de la Iglesia católica, que termina en la 224, pero la vuelta es un poco más larga y sinuosa.

Sin embargo esta también tiene atractivos de índole turística, en el km 4 está uno de los famosos miradores de Ujarraz con sus vistas espectaculares del Valle de Orosí. En el km 6 está el conocido Salto de Los Novios, donde no sólo se puede apreciar la catarata sino también el valle en los sectores de Ujarrás y el embalse; además un kilómetro después del salto está la entrada al segundo mirador, con servicios de parqueo y restaurante.

Poco después (km 8) comienza el descenso, dominado por el paisaje del embalse y cultivos de chayote, al terminar esta bajada esta la entrada principal a Ujarrás y al paradero turístico Charrara, seguimos derecho, por la hermosa planicie donde sobresalen varios centros de acopio y empaque para el chayote de exportación, principal fuente de trabajo del Valle de Ujarrás, en este tramo está el cruce a Santiago y el pueblo de Ajenjal, para finalmente llegar a la represa de Cachí en la que un puente permite observar a la derecha las compuertas de la represa y a la izquierda el profundo acantilado donde tiene su lecho el río Reventazón, si Ud. tiene la oportunidad de estar en el puente durante la apertura de las compuertas, vivirá una experiencia impactante e inolvidable.

Cerca de la represa (km 10) esta el cruce de la calle que viene de Orosi, aquí se vira a la izquierda, la carretera sigue asfaltada; poco después de un ligero ascenso está el pintoresco poblado de Urasca (km 15), que en realidad se compone de dos sectores (nuevo y viejo), sigue subiendo, y aparece el poblado de Guatuso, también llamado San Jerónimo (sus pobladores le dicen de ambas formas), en el km 14 la calle es de asfalto nuevo, en excelentes condiciones y con ojos de gato en el centro de la vía, en este sector hay un ascenso muy sinuoso que exige conducir con precaución.

En el km 15 esta el punto más alto de la ruta (1990 msnm), donde el panorama es impresionante, a partir de este lugar la carretera va a la orilla del barranco que delimita el cañón del Reventazón, permitiendo apreciar al otro lado el poblado de Santiago y sus cultivos aledaños; a medida que avanzamos el cañón del Reventazón se hace más estrecho, se ve al otro lado la vía del Ferrocarril al Atlántico y varias de las antiguas estaciones, así como laderas que suben hacia los sectores de Cervantes y Juan Viñas, mientras que de este lado lo que se observan son plantaciones de helecho y pejibaye, y en el fondo algunas instalaciones hidroeléctricas junto al río.

La calle sigue flanqueada por montaña a la derecha y barranco a la izquierda, pero en un tramo relativamente plano, por lo que puede seguir circulando a velocidad moderada. En el poblado Congo (km 23) sobresalen las instalaciones que el ICE construyó como centro recreativo para sus empleados, pero que en la actualidad tienen uso productivo, una señal de tránsito indica claramente cual es la ruta hacia Turrialba.

El camino asfaltado sigue por varios pueblos pequeños, en su mayoría rodeados de cultivos de café o pejibaye, hasta llegar a Tucurrique, el pueblo más grande de esta ruta, en él destaca la Iglesia, la plaza y varios locales comerciales, es un cuadrante muy bien definido que en su parte posterior tiene lomas totalmente sembradas con palmeras de pejibaye, lo cual brinda al pueblo un aspecto muy particular, poco después del centro la calle pasa por el Liceo de Tucurrique y entra a una loma desde cuya cima se logra apreciar por última vez el cañón del Reventazón y al otro lado el poblado de La Gloria (km 30); luego de este punto la calle se separa del río.

El camino continua siempre descendiendo entre lomas de potrero o pejibaye, el clima es más caluroso, pues nos acercamos a la campiña. En el pueblo Las Vueltas (km 33) sobresale un viejo trapiche en funcionamiento, que además de regalar su aroma a tapa de dulce es un claro indicador del ingreso a zona cañera, la calle sigue junto al cauce del río Las Vueltas, que destaca por su cobertura boscosa, pronto llegamos al cruce que lleva hacia el pueblo de Pejibaye a 3 km de distancia, desviación que recomiendo tomar para conocer el pueblo y posteriormente salir de nuevo hacia la carretera por el sector del río Pejibaye, una experiencia única, pues por un par de kilómetros el camino va paralelo al cauce del imponente río de caudal considerable y aguas cristalinas muy empleado por turistas que gustan de viajar en balsa.

Al empatar de nuevo con nuestra ruta el panorama cambia al ingresar a una plantación de macadamia, que termina en Oriente (km 37), donde había un viejo y gran puente de hamaca que cruzaba el río Pejibaye, que fue reemplazado para uso vehicular por uno de tipo Bailey, al quedar en muy mal estado luego de un temporal, el cual por un timepo se uso para paso de peatones. Ambos puentes estaban uno al lado del otro, ahora solo queda el Bailey.

Del otro lado del río, la calle se interna en cañales, mientras que los pueblos a su orilla que otrora daban apariencia de abandono y pobreza, reflejo de la dura crisis económica por la que pasa el sector azucarero, ahora han vuelto a tener vida conforme vuelve la actividad económica. El panorama de caña se mantiene hasta llegar al poblado de Atirro (km 38), junto al ingenio azucarero del mismo nombre, y en el que destaca la alta chimenea de concreto que se ve desde lejos, y la bandera cooperativa, señalando a su nuevo dueño, un consorcio de cooperativas, que trae una nueva esperanza a este deprimido pueblo. El poblado de Atirro también empieza a dar muestras de ese resurgimiento económico en la región; la Escuela Mixta de Atirro, que tenía varios años de estar cerrada, volvió a abrir y las casas con el rótulo de “se vende”, ahora lucen recien pintadas y habitadas. El sector está teniendo cambios radicales, pues queda a orillas del embalse del nuevo proyecto hidroeléctrico Angostura, lo cual también ha generado buenas expectativas turísticas.

En los siguientes cuatro kilómetros el panorama cambia radicalmente, aparecen obras de infraestructura del proyecto Angostura, por un tramo asfaltado y a la izquierda el embalse, que vuelve el paisaje más atractivo, para llegar finalmente a la represa (km 44), que se observa a unos cincuenta metros, pero sin acceso desde aquí.

Finalmente se llega a la carretera asfaltada (km 43) de La Suiza, en este punto se dobla a la izquierda, pasando por el poblado de Eslabón donde están los campamentos de I.C.E. y el cruce de la carretera al Atlántico, (ubicado a 40 km de Siquirres), aquí vira de nuevo a la izquierda, entrando inmediatamente al puente sobre el río Reventazón, punto de partida para muchos viajes en balsa, por lo que no es raro verlo lleno de turistas, al pasar el puente hay un ligero ascenso en curvas, en cuya parte superior está el valle de Turrialba, sobre una calle asfaltada en excelentes condiciones se pasa por la entrada al P.H. Angostura, el CATIE (km 48), las instalaciones regionales de la UCR (km 51), y el centro de Turrialba (km 54) final de esta ruta.

Comentar en Facebook

comentarios

Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies