Capítulo 10 - LA MERIENDA DE LOCOS


ESTA es la Merienda de Locos. Alicia dejó al Gato de Cheshire y se fue a ver a la Liebre de Marzo y al Sombrerero, como aquél le había aconsejado: y se los encontró tomando el té bajo un gran árbol, con un Lirón sentado entre los dos.

Sólo estaban estos tres a la mesa, pero sobre ella había gran cantidad de tazas de té preparadas. Fíjate que no ves toda la mesa, y solamente en el trozo que ves hay nueve tazas, contando la que tiene en la mano la Liebre de Marzo.

Esa es la Liebre de Marzo, la de las orejas largas y las pajitas mezcladas entre el pelo. Las pajas indican que está loca –no sé porqué–. ¡Nunca te enredes pajitas en el pelo, no vayan a pensar que estás loca!

En un extremo de la mesa había un sillón verde que parecía como si lo hubieran puesto allí precisamente para Alicia: de manera que fue y se sentó en él.

Alicia para niños

Entonces tuvo una conversación bastante larga con la Liebre de Marzo y el Sombrerero. El Lirón no dijo mucho. Es que solía estar profundamente dormido y sólo se despertaba a veces.

Mientras estaba dormido les resultaba muy cómodo a la Liebre de Marzo y al Sombrerero, porque tenía la cabeza redonda y blanda como una almohada, de manera que podían apoyar allí los codos, inclinarse sobre ella, y hablar entre sí muy cómodamente. A ti no te gustaría que nadie usara tu cabeza de almohada ¿verdad? Pero si estuvieras profundamente dormida, como el Lirón, no te darías cuenta, de modo que supongo que no te importaría.

Me temo que a Alicia le dieron muy poco de comer y de beber. Sin embargo al cabo de un rato ella misma se sirvió un poco de té, pan y mantequilla. No entiendo bien de dónde sacó el pan con mantequilla, porque no tenía plato. Parece que nadie tiene plato, salvo el Sombrerero. Supongo que la Liebre de Marzo también debía tener: porque cuando todos cambiaron de sitio (esa era la regla en esa extraña merienda), y Alicia tuvo que ocupar el puesto de la Liebre de Marzo, se encontró que la Liebre acababa de verter la jarra de leche en el plato. Así que pienso que el plato y la jarra de leche estarán ocultos por esa tetera grande.

El Sombrerero siempre andaba con sombreros para vender: incluso el que lleva en la cabeza es para venderlo. Como ves, tiene marcado el precio –un «10» y un «6»– eso quiere decir «diez chelines y seis peniques».

¿No es verdad que es una manera curiosa de vender sombreros? ¿Y a qué lleva una corbata muy bonita? Una corbata amarilla preciosa, con grandes lunares rojos.

Se acababa de poner de pie para decirle a Alicia: «¡Tienes que cortarte el pelo! » ¿Verdad que es una ordinariez decir eso? Además, ¿tú crees que necesita cortarse el pelo? Yo creo que lo lleva muy bien de largo –es el largo justo.

Comentar en Facebook

comentarios

Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies