Gallina Fina


Gallina fina

Un día Gallina Fina estaba en la era picando el trigo, cuando… ¡zas! cayó algo que le dio en la cresta.

—¡Dios nos asista! — exclamó Gallina

Fina. El cielo va a desplomarse. He de ir a decírselo al Rey.

Emprendió la marcha y al cabo de un rato encontró a Gallo Caballo.

—Buenos días Gallo Caballo — le dijo.

—Buenos días Gallina Fina — contestó Gallo Caballo. ¿A dónde te diriges tan temprano?

—Voy a decirle al Rey que el cielo amenaza ruina — dijo Gallina Fina.

—¿Quieres que te acompañe? — preguntó Gallo Caballo.

—Te lo agradecería contestó Gallina Fina.

Y Gallina Fina y Gallo Caballo fueron juntos a decir al Rey que el cielo amenazaba ruina. Anda que andarás, anda que andarás, encontraron a Pato Zapato.

—¿A dónde es la marcha, Gallina Fina-y Gallo Caballo? — preguntó Pato Zapato.

—¡Oh! Vamos a decir al Rey que el cielo amenaza ruina — contestaron Gallina Fina y Gallo Caballo.

—¿Queréis que os acompañe? — dijo Pato Zapato.

—Con mucho gusto — dijeron Gallina Fina y Gallo Caballo.

Y Gallina Fina, Gallo Caballo y Pato Zapato fueron juntos a decir al Rey que el cielo amenazaba ruina. Anda que andará, anda que andarás, encontraron a Oca bicoca.

—¿Adonde es la marcha. Gallina Fina, Gallo Caballo y Pato Zapato? — preguntó Oca-bicoca.

—¡Oh! Vamos a decir al Rey que el cielo amenaza ruina — contestaron Gallina Fina, Gallo Caballo y Pato Zapato.

—¿Queréis que os acompañe? — dijo Oca-bicoca.

—Con mucho gusto — dijeron Gallina Fina, Gallo Caballo y Pato Zapato.

Y Gallina Fina, Gallo Caballo, Pato Zapato y Oca-bicoca fueron a decir al Rey que el cielo amenazaba ruina. Anda que andarás, anda que andarás, encontraron al Pavo-centavo.

—¿Adonde es la marcha, Gallina Fina, Gallo Caballo, Pato Zapato y Oca-bicoca? — preguntó Pavo-centavo.

—;Oh! Vamos a decir al Rey que el cielo amenaza ruina — contestaron Gallina Fina, Gallo Caballo’ Pato Zapato y Oca-bicoca.

—¿Queréis que os acompañe? — dijo Pavo-centavo.

—Con mucho gusto — dijeron Gallina Fina, Gallo Caballo, Pato Zapato y Oca-bicoca.

—Y Gallina Fina, Gallo Caballo, Pato Zapato, Oca-bicoca y Pavo-centavo fueron juntos a decir al Rey que el cielo amenazaba ruina. Anda que andarás, anda que andarás, encontraron a Vulpeja-vieja.

—¿Adonde os dirigís tan temprano. Gallina Fina, Gallo Caballo, Pato Zapato. Oca-bicoca y Pavo-centavo? — preguntó Vulpeja-vieja.

A lo que contestaron Gallina Fina, Gallo Caballo, Pato Zapato, Oca-bicoca y Pavo-centavo que iban a decir al Rey que el cielo amenazaba ruina.

¡Bah! ¡Pero si no es este el camino que conduce al palacio del Rey, Gallina Fina, Gallo Caballo. Pato Zapato. Oca-bicoca y Pavo-centavo! — dijo Vulpeja Vieja. Yo sé el camino. ¿Queréis que os lo enseñe?

—Te lo agradeceríamos mucho Vulpeja-vieja — dijeron Gallina Fina, Gallo Caballo, Pato Zapato, Oca-bicoca y Pavo-centavo.

Y Gallina Fina, Gallo Caballo, Pato Zapato, Oca-bicoca, Pavo-centavo y Vulpeja-vieja fueron juntos a decir al Rey que el cielo amenazaba ruina. Anda que andarás, anda que andarás, llegaron por fin ante un agujero oscuro y angosto.

Era la entrada a la madriguera de Vulpeja-vieja. Pero ésta dijo a Gallina Fina, Gallo Caballo, Pato Zapato. Oca-bicoca y Pavo-centavo:

—Esto es un atajo que lleva al palacio del Rey. Llegaréis en seguida, si queréis seguirme. Yo entraré primero y después vosotros, Gallina Fina, Gallo Caballo, Pato Zapato, Oca-bicoca -y Pavo-centavo.

—¡Oh! con mucho gusto — dijeron Gallina Fina, Gallo Caballo, Pato Zapato, Oca-bicoca y Pavo-centavo.

Así, pues, Vulpeja-vieja entró la primera en su madriguera, pero no se alejó mucho, sino que dio media vuelta y esperó qué entrasen detrás de ella Gallina Fina, Gallo Caballo, Pato Zapato, Oca-bicoca y Pavo-centavo. El primero que entró fue Pavo-centavo, y apenas estuvo adentro, cuando “¡Ras!”, Vulpeja-vieja le cortó el cuello. Después entró Oca-bicoca, y… “¡Ras!”, Vulpeja-vieja le cortó el cuello y tiró el cadáver al lado de Pavo-centavo. Después entró Pato Zapato, y… “¡Ras!”, fuera cabeza, y su cuerpo a formar montón con los de Pavo-centavo y Oca-bicoca. Y después entró Gallo Caballo, y… “¡Ras!” Vulpeja-vieja le dio una dentellada; pero para cortar la cabeza de Gallo Caballo se necesitaban dos mordiscos y, antes de recibir el segundo, Gallo Caballo pudo avisar a Gallina Fina, la cual dio medía vuelta y escapó corriendo con toda la rapidez que sus patas le permitían, sin que le quedaran más ganas de decir al Rey que el cielo amenazaba ruina.

Comentar en Facebook

comentarios

Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies